martes, 22 de septiembre de 2015

FIERECILLALAND: propiedad privada.


La dulce espera pone en el disparadero un sin fin de imágenes mentales, ilusiones, planes, proyectos, novedades, cambios a corto y largo plazo, ... todos ellos con un único fin: recibir y acoger al nuevo o nuevos miembro/s de la mejor manera posible. Y para que el asunto no nos pille "en ropa interior", a medida que se acerca el gran momento, nos viene a echar un cable el famoso síndrome del nido, abocándonos al marujismo sin remedio.

Precisamente el nido es uno de los temas que más quebraderos de cabeza trae en el asunto. Además, para más inri, la publicidad no pone mucho de su parte: barreras a los cuatro costados, lejanía de los progenitores, orden impoluto e irreal.


He de reconocer que antes de estrenarme en esto de la maternidad, yo también imaginaba cuartos de bebé como éstos. Afortunadamente, gracias a la experiencia de madres cercanas, que nos aconsejaron la cuna de colecho como único mobiliario necesario para los primeros meses o incluso años (siempre que te quepa una cuna estándar, que no era nuestro caso), no caímos en la trampa.

Pero los meses pasan y tras 19 meses de dormir codo con codo, nos estrenamos en una nueva etapa: la del síndrome del nido vacío. Y es que la fierecilla se nos ha independizado, conquistando un nuevo territorio en la madriguera Lo que antes era el cuarto de invitados, ahora es su propiedad privada, donde prima la libertad de movimiento para, incluso, poder acortar la distancia que nos separa siempre que quiera porque seamos sinceros: nuestro cuarto nunca ha dejado de ser eso, nuestro.




viernes, 18 de septiembre de 2015

Mesa de luz: fácil, sencilla y para toda la familia.

Nunca se me han dado del todo mal las manualidades (siempre que no requieran de una paciencia infinita), pero reconozco que me cuesta bastante vencer la pereza del primer momento: "¡venga,vamos a ello!".

Hace meses que descubrí las mesas de luz y todas sus posibilidades sensoriales. Además, para despejar posibles dudas, la fierecilla me hizo toda una demostración en vivo, en directo y en repetidas ocasiones de lo asombroso del asunto; le volvía loca la mesa de luz que tenía su mamá de día.

Así que tras surfear en la web (hay una cuantas entradas sobre el tema), di con la idea perfecta, una mesa de luz casera, donde no era necesario ni serrar, ni añadir luces ni taladrar (mi cuenta pendiente). De hecho, lo más complicado del asunto era convencer al "aitá" de que fuésemos a Ikea.

Resuelta la gran hazaña y con la caja SYNAS en nuestro poder, sólo nos llevó unos 20 minutos de medir, cortar y pegar para disfrutar de este momento.


MATERIALES:

-Caja SYNAS luz led IKEA.
-Cartulina negra.
-Cinta adhesiva transparente, comúnmente conocida como "celo".
-Papel cebolla.

PASOS A SEGUIR:

-Montar la caja de luz siguiendo las instrucciones.
-Cortar la cartulina para cubrir sus laterales por completo. Con una grande me dio para cortar un sólo pedazo que cubrió tres de las aristas.
-Sujetar la parte superior de la cartulina negra a la caja con la cinta adhesiva.
-Cortar el papel cebolla para cubrir la tapa de la caja.
-Sujetar el papel cebolla a la tapa con la cinta adhesiva.
-Y voi lá! Ya tenemos la mesa de luz montada.

Lo mejor que al ser una caja puede servir para almacenar los materiales que tengamos. En nuestro caso, se reduce a este sonajero, ¡todo un exitazo!, por cierto.



Aunque, tened por seguro que después de leer esta entrada en " De mi casa ¡al mundo!", va a ser el primero de muchos. ¡Prometo manteneros informados/as!;o)))

martes, 15 de septiembre de 2015

MAMAMORFOSIS ¡Por fin llegó el gran día!

Después de una cuenta atrás llena de curiosidad, emoción y buen rollo a raudales (este proyecto destila cariño por sus 200 costados)...ha llegado el gran día en que MAMORFOSIS ve la luz convertida en libro libre y gratuito, disponible aquí para todo/a aquel/la que quieras descargarlo y leerlo.



Además, como las grandes ocasiones se merecen, este libro llega en la mejor de las compañías convertida en canción: "Alguna cosa està canviat" ("Algo en mí está cambiando"), cuya letra y vídeoclip ponen los pelillos de punta y la lagrimilla al borde del lacrimal, por partes iguales.


Y no siendo suficientemente emocionante el día, precisamente hoy hemos recibido una carta muy especial:


Se trata de un bonito detalle de parte de Aguamarina y su "Mundo" para agradecernos nuestra humilde difusión.¡Mil gracias! ¡Ha sido un verdadero placer formar parte de este bonito sueño hecho realidad! Sin duda, este imán "Keep calm and Mamamorfosis" va a hacer las delicias de la fierecilla (y de la madre -¡bendita nevera, que entretiene al personal menudo en los quehaceres culinarios! ;oP). En cuanto a la postal y sus derecho fundamentales de toda MAMAmorfosis, ¡para NO OLVIDAR!


Como broche final, os propongo una visita a su tienda online, donde descubrirás mil y una formas de ponerte en modo Mamamorfosis. ¿Cuál te pides? ¡Yo todas! ;o)




viernes, 11 de septiembre de 2015

Turno de noche

Aún recuerdo cuando me estrenaba en esto de la maternidad y como la ilusión acumulada tras muchos meses de espera y la emoción a flor de piel tras largas horas de expectación (como diría la canción, "can't take my eyes off you"!) se tornaban en cansancio a la caída del sol, dándose por inaugurado el tan temido turno de noche.

Nunca he sido una persona dormilona y he llevado bastante bien el dormir pocas horas. Pero esta nueva modalidad de dormir interrumpidamente... ¡es otro cantar!

Resulta curioso que en una película, que ví por el 25 aniversario de la caída del muro de Berlín, contaban que un modo de tortura y presión en los interrogatorios consistía en no dejar a la víctima caer en dueño profundo con continuos despertarme nocturnos. ¿No os resulta familiar?

En fin, está claro que el aguante femenino roza límites insospechados y que pasados los primeros meses, la cosa sólo puede mejorar. Y de verdad que mejora, pero justo cuando la fierecilla, la nocturnidad y yo empezábamos a hacernos colegas, nuestra (¡bendita!) minicuna de colecho se ha quedado pequeña y ha tocado independizar a la primera, quedando recientemente inaugurada una nueva modalidad de turno noctívago: los paseíllos al cuarto contiguo, que comienza en 3, 2, Zzzz...