martes, 28 de abril de 2015

La vie en rose.

Mi padre y abuelo de la fierecilla es muy sabio. No es una persona locuaz, pero siempre habla con conocimiento de causa. Curiosamente, estos días vengo acordándome de una de sus citas dignas de enmarcar: "las personas maduramos y crecemos a medida que superamos adversidades o visicitudes y los niños/as no son una excepción".

Sin duda los tiempos cambian y la crianza ya no es la que era cuando las familias tenían 10 hijos/as a los que criar y adiestrar a voz de mando, ¡ar!. Pero de la decena hemos pasado a la unidad y con ello a la exclusividad más peligrosa. Y es aquí cuando la crianza con apego mal entendida puede acabar en una nunca deseada sobreprotección. Por mucho que nos duela a los progenitores, nuestra gran labor es preparar a nuestros hijos/as a disfrutar y vivir la vida en toda su esencia, gozando de los buenos momentos y sobreponiéndose ante los no tan buenos. Hay que enseñarles a compremeterse con la vida y a que hay que estar a las duras y a las maduras porque ésta, lejos de ser color de rosa, es multicolor.


lunes, 27 de abril de 2015

Licencia para ñoñear.

"Quince, quince
meses, meses
tiene mi amoooorrr..."
(Versión libre de la canción original del "Dúo Dinámico")

Como cada 27 de mes, la fierecilla estrena nuevo escalafón de veteranía y nosotros, cual equipo, hacemos lo propio como capitanes del barco, que, de momento y ante nuestra completa sorpresa, no sólo sigue a flote, sino que va viento en popa a toda vela. Y es que estos quince meses han pasado a toda velocidad y aunque la fierecilla ni duerme del tirón ni camina (preguntas recurrentes de vecinos y extraños), no son pocos los logros conseguidos:

1. 15 meses de LM (lactancia materna).
2. Recorrer repetidas veces el panorama nacional de norte a sur e incluso hacer sus pinitos en territorio internacional (Lisboa fue su estreno aéreo y foráneo).
3. Sentarse por si misma (tras 4 largos meses de espera dándole de comer en el regazo).
4. Sobreponerse a la incorporación de mamá al trabajo.
5. Adaptarse e integrase en la tribu de su mamá de día.
6.. Aprender a gatear (previa fase " soldado ryan").
7. Dar palmas.
8. Sonreír, reír y carcajearse, haciendo las delicias de todos los presentes.
9. Aceptar la AC, con sus nuevos sabores y texturas.
10. Saludar efusivamente diciendo "¡hola!" a todo/a aquel/la que se cruce en su camino.
11. Disfrutar del baño, su chapoteo y juego (¡quién lo iba a decir! después de tantos llantos iniciáticos).
12. Aprender a dar besos deseados, improvisados, robados, divertidos y siempre bien hallados.
13. Aguantar carros y carretas siguiendo los pasos de su mami todoterreno y terremoto, a partes iguales (nos hemos ganado a pulso el alias de "la llave y el llavero" ;oP).
14. Mantenerse en pie sin sujeción algo más de 30" (el último "hit").
15. Desafiar las leyes del cariño, demostrando que no entienden de cantidad ni de tiempo.




domingo, 26 de abril de 2015

Comuna jipi: haciendo el primo. ;oP

Este fin de semana acaba con una sonrisa en la cara difícil de disimular y un reencuentro aún más difícil de olvidar. Las obligaciones de trabajo y familia hacen que cada vez se compliquen más las reuniones familiares entre hermanas. Pero este fin de semana, después de meses de intentos siempre aplazados, conseguimos coincidir tres de cuatro, con sus respectivos descendientes. En total, un grupo de 5 adultos y 5 niños/as.¡Toda una comuna jipi!

A pesar del mal tiempo, planes fallidos y catarros primaverales varios, hemos exprimido y disfrutado al máximo de apenas 30 horas juntos. Pero si las hermanas reunidas lo hemos pasado en grande comentando y compartiendo "mamibatallas", sin duda, los que más han gozado de este tiempo de reunión han sido los/as primos/as. Es increíble el resultado de dejar hacer e interaccionar a una camada de niños/as de diferentes edades; en este caso, el rango de edad iba desde los 8 meses a los casi 7 años. Ha habido arrumacos, carantoñas, carcajadas, lloros, cuidados, lecciones, avances, topetazos, forcejeos, mordiscos, cucú-trás, escondites, ... pero, sobre todo, alegría y jolgorio, ¡mucho jolgorio!

Y es que hacer tribu no es sólo una necesidad adulta, sino que nace desde la más tierna infancia.

Para mi familia (en vías de desarrollo).¡La mejor de mundo mundial!   

viernes, 24 de abril de 2015

BLW (Baby Led Weaning): " La que has liado, pollito"


La primera vez que oí hablar del Baby Led Weaning fue a través de mi amiga, Susana; ella siempre está a la última y en cuestión de la AC (alimentación complementaria), no fue una excepción. La segunda vez, fue de boca de Montse Cob en una de sus clases de Yoga para mamás y bebés, donde nos habló de sus beneficios. Entonces me pico la curiosidad y consulté al Sr. Google y fui a parar con el blog de Eloísa, que más tarde conocería precisamente en un taller que impartía ella obre el tema.

Pero, como ya se sabe, de la teoría a la práctica hay un paso y, a veces, un abismo, así que lejos de defender aférrimamente ninguna de las dos posturas enfrentadas: el BLW vs. el papilleo, me limitaré a contar nuestra experiencia en la introducción de la AC (alimentación complementaria).

Cumplidos los 6 meses de lactancia materna exclusiva, tenía claro que la introducción y aceptación de sólidos es un tema vital de superación y maduración en el desarrollo del bebé; he visto cientos de casos dramáticos en el comedor del colegio, donde trabajo como maestra, en los que niños de 3 años lloran amargamente porque, acostumbrados a biberones y triturados, la comida se les hace bola. Por lo que llegado el momento, nos dispusimos a dejar en manos de la fierecilla primero un trozo de plátano, después un cuarto de naranja (¡ojo! sin pelar), seguido de bastoncillos de sandía. Fue toda una sorpresa ver cómo lo/s miraba, jugaba y finalmente lo/s llevaba a la boca, lo/s masticaba y tragaba. Y así, comenzando con la fruta, fuimos introduciendo poco a poco pequeños trozos (bastoncillos de unos 5cm de largo para falicilitar su manejo) de sólidos hasta abarcar una vasta variedad de texturas.

Por supuesto, este proceso no sólo es lento y sucio (de ahí el título de la entrada), sino que además no está exento de sustos (la manzana y la zanahoria encabezan nuestra lista) e inseguridades (la gran pregunta, ¿comerá suficiente?). En esos momentos y en contra de los que aseguran que hacer un mix BLW+purés no es buena idea, la batidora ha sido nuestra gran aliada. Somos de la opinión de que mejor darle de comer una papilla contentos que un trozo con miedo.

En cualquier caso, el BLW ha resultado ser  la mejor las maneras de comer fuera de casa sin cargar con fiambreras varias y de entretener a la fierecilla mientras "aitá" y mamá hacen lo propio, comiendo también.

Para Susana (mami siempre "a la última").¡Gracias!

jueves, 23 de abril de 2015

¡¡¡Feliz día del libro!!!

Desde que tengo uso de razón he vivido rodeada de libros. Mis padres han sabido transmitirnos ese amor por la letra impresa y por el olor y el sonido de las páginas que le dan cobijo. Recuerdo con gran cariño y emoción cuando nos llevaban a la biblioteca pública de Conil de la Fra. y regresábamos a casa con un pequeño tesoro que leer antes de dormir. Y así, noche tras noche, colecciones como "Elige tu propia aventura" o los clásicos de Andersen, entre otros, hicieron que quedase totalmente enganchada a este medio de transporte barato, seguro e instantáneo. 

¿Mis favoritos de mi época infantil? "Cuentos de Encantamiento" de Fernán Caballero, "Jim Botón y Lucas el maquinista" de Michael Ende y "Chis y Garabís" de la colección naranja Barco de Vapor.

¿Mis favoritos de mi época juvenil? "El clan del oso cavernario" de Jean M. Auel y "Los pilares de la tierra" de Kent Follet.

¿Mis favoritos actualmente? "La vida de Pi" de Yann Martes, "Historia del rey transparente" de Rosa Montero y la "Catedral de Mar" de Ildefonso Falcones.

¿Un defecto (a ojos de mi hermana mayor), manía o costumbre? Tener varios libros empezados al mismo tiempo en varios idiomas: español, inglés y portugués.

¿Un descubrimiento? Aunque me cueste reconocerlo, el libro electrónico. Soy muy chapada a la antigua y me gusta eso de usar lo primero que pillo de marcapáginas (esto daría para otra entrada), pero mi tendencia a elegir libros "gordos" no congenia del todo bien con mis contracturas en la espalda y el tamaño de mi bolso o equipaje de viaje.

¿Un deseo? Ser capaz de pasar el testigo recibido por mis padres a la fierecilla y despertar en ella el gusanillo y el gusto por la lectura. Como títulos destacados de su incipiente biblioteca están: "Elmer", " The Gruffalo" y " Donde habitan los monstruos", ¡clásicos entre los clásicos! :o)))

miércoles, 22 de abril de 2015

Moxibustión (el poder de la intención -2ª parte-)

Alrededor de las semana s 30-34 de embarazo se realiza la última ecografía de rigor antes de comenzar la cuenta atrás para el gran momento. Precisamente en esa ecografía fue cuando nos notificaron que la fierecilla, aparte de en perfecto estado, venía de nalgas o lo que los ginecólogos y gente experta en la materia llaman en posición podálica.Y ¡ahí empezó la locura!

Para esas alturas, ya andaba saturadísima de toda la información recibida en la preparación al parto, pero no siendo suficiente, la nueva noticia puso en el disparadero toda la sabiduría de mis fuentes. Y yo oí, vi e hice lo que pude: me quité el llamador de ángeles (curiosamente estaba a la altura de la cabecita de la fierecilla), me puse luz y música en el "bajo vientre", hice la posición de yoga del gato, ... Y además probé la moxibustión.

Conocía de sobra los beneficios de la moxa y la acupuntura y contaba con un sitio de total confianza para quemar un último cartucho (nunca mejor dicho), sin necesidad de recurrir a la " versión cefálica o manual externa" (tenía claro que por ahí no pasaba). Así que me puse en manos de Encarna, un crack en la materia, y me dejé quemar (literalmente) la parte externa de los dedos chicos de los pies durante dos semanas y media, tres veces por semana. ¡Ufff, si duele al leerlo, no os podéis imaginar al probralo! ¿Resultado? Cesaria programada al completar la semana 39; la fierecilla se giró, pero en lugar de arriba a abajo, hizo el todavía más difícil y giró de izquierda a derecha.Ya entonces apuntaba maneras. ;oP

Lo mejor de todo es que esta técnica también se aplica en el Hospital La Paz (Madrid), pero, según me contó Encarna, en el punto de acupuntura equivocado. Aún así se obtienen prácticamente los mismos resultados que al hacerlo bien y todo gracias a la buena intención puesta por el personal que la aplica. :o)))

REFLEXIÓN PERSONAL: soy consciente de mis limitaciones como madre, pero si pongo la mejor de mis intenciones, ¿conseguiré el mejor de los resultados? Hummmm... :o/

martes, 21 de abril de 2015

Acariciando lana (el poder de la intención -1ª parte)

Cada tarde del martes la fierecilla y yo la pasamos en Canción de Luna, una escuelita libre, que tenemos  la suerte de tener muy cerca de casa. Allí, mientras ella juega, yo me dedico a aprender a hacer juguetes artesanales. Dicho así, puede no sonar muy atractivo (o sí; no son muchos los espacios donde no sólo se admiten a bebés y niñas/os, sino que además están totalmente adaptados a ellas/os), pero es entrar y cruzar una sonrisa con Gemaluna, alma mater del lugar, y ¡zas, se creó la magia!.

Lo más especial de Gemaluna es que vive, siente y cree en lo que hace. Es tan de verdad que no puedes más que contagiarte de su energía y sentirte capaz de todo, incluso de comunicarte con la lana, sea cual sea su condición: cardada, peinada, afieltrada,...Y en ese momento mágico es cuando nuestras manos se llenan de la paciencia, del cariño y de la intención que todo juguete infantil debe llevar impreso, como garantía de éxito, y nos convertimos en creadoras (por ahora, somos todas mamás, ¿algún papá presente se anima a apuntarse?).

EPÍLOGO: Mi condición de aprendiz tiene mucho de cariño, otro tanto de intención y cada vez más paciencia. Siguiente lección: aprender que más vale maña que fuerza.;oP

lunes, 20 de abril de 2015

De rabiosa actualidad.

"De rabia mató la perra" 1. expr. coloq. U. para aludir a quien no puede satisfacerse del que le agravió y se venga en lo primero que encuentra. Real Academia Española.

La limitación de que el día tenga sólo 24 horas y los equilibrios entre los que me muevo conciliando vida laboral y familiar hacen que últimamente esté un poco "out of space" o lo que es lo mismo, en los mundos de yupy. Lo reconozco últimamente, la prensa y las noticias es lo último que miro. Pero hoy la actualidad ha venido a despertarme de primera mano. Imagino que por pertenecer al gremio o quizás por lo grotesco del asunto, no lo sé, la verdad; aún ando en sock.  En fin, por si algun@ anda despistad@, como yo, he aquí breve resumen de lo acontecido: un alumno de 13 años mata a un profesor y hiere a 4 personas más en un instituto de Barcelona.

Más allá de sensacionalismos, me surge la siguiente pregunta: ¿son acciones como ésta fruto de la globalización (EEUU encabeza el ranking de este tipo de sucesos y esta claro que el mundo "yanki" tiene tirón) o es fruto de nuestra labor como padres/madres? Pensando en esto último, me viene a la cabeza la canción de Joan Manuel Serrat "Esos locos bajitos" y su estribillo. Quién sabe, quizás (más de) un NO a tiempo nos salve de tanta rabia contenida.


domingo, 19 de abril de 2015

Peligro público.

Tras varias noches sin apenas dormir y meses de hacerlo interrumpidamente, puedo afirmar que la noche en que salga desatendiendo mis obligaciones nocturnas, voy a ser un verdadero peligro público. Que tiemblen bares, discos, churrerías y afters, ¡VOY A CERRARLO TODO! Eso o, puestos a cerrar, voy a enCERRARme en la habitación y dormir 24h sin interrupción.

Si llegado el gran momento sucede lo primero y coincidimos, por favor, no juzguéis mi forma de bailar (llevo meses depurando la técnica balanceo con brazos en croissant) y no me dejéis confundir el agua con un G&T, pues pasaré del plan A al B en tiempo récord y es probable que no llegue a cerrar ni el Mercadona.  ¡Gracias por adelantado!; oP

sábado, 18 de abril de 2015

Récord Guiness Mundial

Ayer una amiga me invitaba a acompañarle a Oh, Luna! (Alcorcón) para participar esta mañana en un cambio de pañal de tela simultáneo con el fin de batir el Récord Guiness Mundial. No por falta de ganas, sino por circunstancias de la maternidad y sus imprevistos (la fierecilla anda sacando los colmillos - literalmente- y no pasamos por nuestro mejor momento), me he visto obligada a declinar tan tentadora invitación.

Pero ¡qué narices! quizás no sea la "Billy el niño" en cuanto a cambio de pañales se refiere, pero, sin duda alguna, estos meses me he ganado a pulso ser incluida en tan afamado libro al superar con creces el tiempo récord en:

- Ducharme.
- Aguantar sin visitar el baño (creo que no es necesario entrar en más detalles) e incluso olvidarme.
- Recorrer la distancia que separa mi trabajo de la mamá de día de la fierecilla.
- Comer.
- Recoger la casa.
- Darme crema hidratante, protector solar y colorete.
- Caer en brazos de morfeo según toco colchón.
...

Podría seguir hasta batir un nuevo récord, pero prefiero lanzar la pelota a vuestro tejado y que me contéis cuáles son vuestros récords maternales.

Nota: dados los limitados conocimientos informáticos de esta bloguera novata, la posibilidad de añadir comentarios estaba restringida a únicamente lectoras/es con cuenta abierta en google y otros servidores varios. Gracias a la buena observación de una amiga, caí en la cuenta (valga la redundancia ;oP) y ya lo he solucionado. Así que abierta la veda de libre opinión, quedáis todas/os invitadas/os a echar un minuto extra por aquí y dejar un breve comentario.It's on the house! (¡Paga la casa!). :o)))

viernes, 17 de abril de 2015

Mieditis aguditis.

"Tienen miedo del AMOR y no saber amar. Tienen miedo de la sombra y miedo de la LUZ [...] El miedo es una sombra que el temor no esquiva. El miedo es una trampa que atrapó el amor. El miedo es la palanca que apagó la VIDA. El miedo es una grieta que agrandó el DOLOR"
Pedro Guerra / Lenine / Rodney D'Assis.

Como se dice popularmente, ser madre son palabras mayores. Es bonito sí, pero el camino no está exento de miedos y temores que, cambiando de disfraz,  siempre andan al acecho, como si de la espada de Damocles se tratase.

Aún recuerdo aquellos meses de búsqueda que, según pasaban sin éxito, se hacían eternos y nos hacían ponernos en lo peor.

¡¿Y qué decir del gran momento en el que las dos deseadas rayitas o el texto de "embarazada" (sin dejar lugar a dudas) daban luz verde al recién estrenado estado de buena esperanza?! Eso sí que es pánico escénico y lo demás tonterías. Porque la cosa ya es seria y, como diría el tío de Peter Parker, "un gran poder conlleva una gran responsabilidad".

Después, llegan las primeras doce semana de riesgo, los análisis pertinentes, la prueba del azúcar, cada ecografía, si le notas moverse o no, si coges kilos de más o de menos,... Y así te plantas en el séptimo mes y empiezan las grandes decisiones: dónde dar a luz, la preparación al parto, la preparación de la bolsa de maternidad y el pack completo de másteres del universo en búsqueda de lo mejor: carrito, cuna, pañales, sillas de seguridad para el automóvil, guardería,... Y con tanto entretenimiento y horas de estudio concienzudo, se acerca la famosa fpp (fecha de parto probable) y las piernas tiemblan, cual "blandiblú".

Pero lo mejor está por llegar y en el postparto, el miedo lejos de desaparecer, se multiplica. Y he aquí mi lista de favoritos:

- El color de las cacas/mocos.
- La falta de sueño/memoria.
- La hora bruja (alrededor de las 20h cuando el sueño/cansancio acumulado se manifiesta en forma de llanto/energía desbocada).
- La (no) conciliación de la vida laboral y familiar.
- Las "-itis" (bronquiolitis, otitis, gastroenteritis, ...).
- Los primeros golpes (bendito Arnidol, que obra milagros).
- Los brazos que mal acostumbran.
- La lactancia materna extendida.
- La introducción de la alimentación complementaria.
...

Afortunadamente, al final es tan entretenido que el tiempo te echa  un capote y pasa volando. Tan rápido que, lejos de quedarte paralizada por semejante despliegue de "miedos", hace que no tengas ni un minuto para pensar y te conviertes en un claro ejemplo de proactividad en estado puro.

Para Laura y Vera (25 semanas compartiendo cuerpo serrano).

jueves, 16 de abril de 2015

Creando tribu urban(it)a.

"La maternidad vivida en solitario es muy dura, compartida es preciosa"
(Santa) Montse Cob

Corría el mes de enero cuando la fierecilla cuadró agenda con el ginecólogo (o más bien al contrario porque tuve una cesaria programada) y salió a conocer mundo. Para tan especial ocasión la abuela hizo las maletas, cogió el Ave Málaga-Madrid y se dispuso a echarnos una mano (y ¡vaya mano! hacía siglos que no comía tan rico) en el primer mes de la recién estrenada familia. Sorprendentemente, la convivencia superó las expectativas; que conste que lo de la sorpresa no lo digo por el tema suegra-yerno, sino por los roces que pueden surgir por la falta de sueño que se acarrea ese primer mes de maternidad (lo de los "turnos de noche" se merece otra entrada).

Y así febrero voló y la abuela con él y la familia de tres comenzó su andadura en solitario. Y ése sí que fue ¡el momentazo! El momentazo en el que la madre de la criatura se queda sola ante el peligro mientras el "aitá" se va a currar, como todo hijo de vecino. Y te ves en pijama hasta las seis, comiendo a las cinco y perdiendo la cuenta de las horas que llevas sentada en el sofá dando teta (no sé por qué pero según escribo esto, me viene a la mente una viñeta propia de Maitena).

En fin, ante semejante panorama, no hay mejor medicina (para el ego y la inexperiencia) que encontrarte con otra/s mamá/s y ver que no sólo está/n igual que tú, sino que su/s fierecilla/s es/son incluso más fiera/s que la tuya. Y ahí es cuando caes en la cuenta de que las comparaciones no siempre son odiosas y de que, en el mundo de la maternidad, toda compañía es buena; aunque sólo sea para ir al baño tranquilamente (o lo que es lo mismo, superando los 60 seg./visita).

Desde aquí, gracias a todas las mamis que nos acompañáis en esta gran aventura y, en especial, a mi madre, Doctora Cum Laude en la materia.

miércoles, 15 de abril de 2015

MAREMÁGNUM: borrachera informativa.

Sin duda vivimos en la era de las comunicaciones y de la información; si no es algo que hemos leído, es algo que hemos visto o algo que nos han contado. Y en esto de la maternidad y la crianza no podía ser menos. Las fuentes son inagotables: pediatras, abuelos, tíos y demás familia, gente con hijos/sin hijos, el frutero, la panadera... Sin olvidarnos del Sr. Google, que a punto estamos de adoptarlo como uno más en la tribu. En fin, todo el mundo opina y a sabiendas de que lo que dicen va a misa (y de que es lo mejor para la fierecilla).

Y en medio de ese maremágnum de sabiduría me encuentro yo, una mamá primeriza, que como máxima intuición está la de poner la mejor de las intenciones, aunque muchas veces sin el mejor de los resultados. Y es que lo mismo que hay momentos gloriosos en los que lo único que me falta es gritar a los cuatro vientos ¡eureka!, hay otros en los que parece que no doy ni una. Total que ante semejante situación no se me ocurre nada mejor que consultar mis fuentes, como quien pide el comodín del público, y ¡ahí comienza la fiesta! con barra libre de opiniones incluida. ¿Alguien más se apunta? ¡Soy toda oídos!


martes, 14 de abril de 2015

No sé cuantitos (o de cómo perder la cuenta con todos los mamiblogs)

Hoy estoy de estreno con muchas ganas, un toque de humildad, otro tanto de buen humor y la cabeza humeando por todas las ideas que me rondan últimamente alrededor de este gran tema, con rollo "pa" rato, que es la maternidad.

Como bien presume el título de esta entrada, en ningún momento mi intención es sorprender al lector/a por la originalidad del blog. En todo caso, mi máxima motivación es ofrecer un rinconcito de encuentro e intercambio de vivencias si se me permite ser pretenciosa, así como buscar una válvula de escape y un momento de reflexión personal si se me permite ser egoísta.

Y una vez dado el pistoletazo de salida...¡a por ello!